El vino aragonés es el alma de su tierra. Y es que las características del territorio junto a la forma de hacer y entender el vino son lo que determinan el alma del mismo.

26.11.2020

La historia de los vinos de Aragón se remonta al siglo II a.C. No ha sido una historia fácil, pero el resultado de tanto esfuerzo a lo largo de los siglos ha merecido la pena.

Aragón tiene una gran llanura en la parte central y sucesivas montañas que con mucha frecuencia superan los 2000 metros de altitud. A través de los distintos procesos geológicos ocurridos a través de la historia los suelos de nuestra tierra son muy variados: distintos tipos de arcillas, arenas, suelos fértiles, humíferos y de regadío, lo que provoca que cada vino de cada zona de Aragón tenga unas características peculiares. El vino aragonés es vino de "Terrior", es decir, productos irrepetibles por su originalidad derivada de las condiciones naturales (físicas, de producción y humanas) del territorio donde se produce.

Y es que el vino aragonés es reflejo de su tierra, pero también de sus gentes y su manera de hacer y entender el vino. Gente noble, hospitalaria, trabajadora, obstinada y perfeccionista. Por ello el resultado no puede ser otro que vinos con un carácter y peculiaridades que los hacen únicos, donde la uva Garnacha campa a sus anchas y produce vinos reputados a nivel nacional e internacional.

Siglo II a. C, Colonización romana, se expande la vid y el olivo. El comercio del vino a lo largo del Ebro tenía mucha importancia.

472 d.C, GODOS, los Godos asentados en Tolosa (Francia) conquistaron Zaragoza. Con ellos el cultivo de la vid continuó con la misma intensidad.

714 d.C, INVASIÓN MUSULMANA, con ellos la vid perdió importancia por la prohibición del Corán de beber vino.

LA RECONQUISTA, El culto religioso necesitaba vino así que en las proximidades de los monasterios se volvieron a cultivar viñas, recuperando el lugar que tuvieron antes de la invasión musulmana.

CAMINO DE SANTIAGO, los monjes benedictinos del Císter fueron grandes expertos en el cultivo de la vid y elaboración del vino. Tuvieron mucho protagonismo en la ruta jacobea ya que dirigieron la colonización de las tierras recuperadas plantando grandes áreas de viñedo.

Siglo XIX, FILOXERA EN FRANCIA, provoca en Aragón la -fiebre del vino-, lo que supuso la exportación de gran cantidad de vino a Francia.

SIGLO XX, FILOXERA EN ARAGÓN, la filoxera llega a los viñedos. Se empiezan a usar técnicas más modernas. Los aragoneses reconstruyen las hectáreas. La Garnacha ocupaba el 50-90%.

DENOMINACIONES DE ORIGEN, surgen a partir de 1977 las distintas Denominaciones de Origen. En 1984 la Diputación General de Aragón creó la -Estación de Viticultura y Enología- centro de nuevas ideas, conocimientos y técnicas.


ARAGÓN les ofrece una selección de algunas bodegas y referencias de nuestra Comunidad Autónoma, en la que el vino hace tiempo que es un producto de gran importancia para nuestra economía y, por consiguiente, para el desarrollo y la fijación de población en zonas rurales más o menos desfavorecidas. Tal es así que en nuestro territorio se elaboran vinos reconocidos por cuatro denominaciones de origen (Calatayud, Campo de Borja, Cariñena y Somontano), y por seis zonas de la tierra con indicación geográfica: Ribera del Gállego-Cinco Villas, Valle del Cinca, Bajo Aragón, Valdejalón, Valle del Jiloca y Ribera del Queiles, aunque esta última tiene carácter supra autonómico y está compartida con Navarra. También los hay que se elaboran al margen del amparo de estas zonas reconocidas oficialmente.